Conservas típicas de Navidad

La Navidad es un tiempo de alegría, familia, amigos y mucha ilusión. Pero, además, también es la época de las grandes comilonas. En estas anheladas reuniones se pasean por la mesa delicias, platos gourmet y  la comida más clásica. Todo ello con un único fin: darle a nuestro paladar un placer insuperable. Y, en este ámbito, las conservas siempre son un acierto ya que son el centro de los entrantes y acompañamientos de muchos platos navideños. Por eso, hoy hablamos de las conservas típicas en Navidad que más te gustarán.

Conservas vegetales típicas de Navidad

Las conservas vegetales son un punto de partida excelente. Gustan a todo el mundo y son amigos de los invitados veganos y vegetarianos que se sienten a la mesa. Aquí hay un clásico que siempre se presenta en navidades: los espárragos. Con su delicadeza y suavidad, están repletas de sabor y solo se necesitan a sí mismas para destacar.

No hay que olvidar unos buenos pimientos del piquillo, como contraste a los espárragos cubren una gama de sabor que excitará a tus papilas gustativas. Además, su textura carnosa es estupenda para acompañar en montaditos.

Si lo prefieres, puedes servir unas ricas alcachofas en conserva. Su ternura complementa a las otras dos conservas vegetales que hemos mencionado, y su sabor, tan intenso pero equilibrado, dará lugar a una mesa para todos los gustos.

Por último, no hay que olvidar las mermeladas y las frutas en almíbar. Ya sean las de toda la vida, como la mermelada de frambuesa o de cereza, o las más modernas, como los maridajes de cebolla, pimiento o tomate, sirven para hacer tapitas o para acompañar una buena carne y están espectaculares. También puedes optar por el melocotón en almíbar para para un cocktail de gamas inigualable, o para hacer una macedonia de frutas.

Conservas del mar típicas en Naviades

Otro plato estrella de la Navidad son los mariscos y el pescado. Una mesa de nochebuena siempre tiene que contar con unas exquisitas navajas o unos mejillones gallegos en escabeche. Aunque aquí el surtido es muy, muy amplio, así que no olvides los berberechos, las almejas o los chipirones rellenos en su tinta para que nadie los eche en falta.

También puedes optar por las excelentes anchoas y boquerones del mar cantábrico. Tanto en aceite como en vinagre, siempre son plato de buen gusto. Aunque, si realmente quieres deleitar a todos, añade a tu lista de la compra el clásico bonito del norte, las sardinas picantes y la ventresca de atún en aceite de oliva ¡qué rico!

Conservas navideñas de origen animal

Por último, pero no menos importante, quedan las conservas cárnicas. Los más pequeños podrán disfrutar de unas riquísimas salchichas cocktail. Seguro que desaparecen antes de ponerlas en la mesa. Los más selectos podrán deleitarse con el lomo de orza, un plato que, tanto solo, como con una tosta de pan, siempre resulta sabroso e incansable.

Pero una buena mesa de navidad no está completa hasta que llegan los patés y los foies. Ya sean de pato, de ganso o de cerdo, maridan bien con mermeladas y cremas en una tosta. O incluso para acompañar carnes. Sea cual sea el caso, siempre acertarás.

Deja un comentario