Mazapán: ¿qué es y cuál es su origen?

Si hay dos dulces que nunca pueden faltar en la cesta de Navidad, esos son el turrón y el mazapán, que son los protagonistas de la mesa cada vez que nos reunimos con la familia y los amigos en estas fechas. Pero, ¿sabes cuál es su origen y cuáles son sus ingredientes principales?

Del mismo modo que sucede con el turrón, el auténtico origen del mazapán es desconocido. Actualmente, podemos encontrar infinidad de versiones que sitúan su invención en diversos momentos de la historia y del mundo. Lo único en lo que todas las versiones coinciden es que la receta tiene más de 500 años.

¿Qué es el Mazapán?

El mazapán es un dulce que se elabora a base de almendras y azúcar. Aunque hay recetas que también incluyen harina y huevos. Suele tener color dorado debido al barnizado con huevo antes de ser horneado y su textura es arenosa pero suave al mismo tiempo, creando una sensación muy agradable al comerlo. Además, su sabor es delicado y acaramelado, sin dejar de ser intenso.

Los ingredientes del Mazapán

El mazapán tradicional siempre debe llevar almendras crudas peladas o molidas, huevo y azúcar glass. Solamente hay que moler las almendras y añadir azúcar glass. Después hay que echar azúcar glass y una clara de huevo. Combinando todos estos ingredientes, obtendremos una masa homogénea que hay que dejar en reposo. Luego hay que darle la forma que queramos y hornearlos, cubriéndolos con una capa de yema de huevo. ¡Una receta sencilla y deliciosa!

El Origen del Mazapán

La primera referencia que se tiene del mazapán aparece en el libro de las “Mil y una Noches”, donde se explica que se trata de un dulce elaborado para aportar energía y vigor sexual después de los ayunos del Ramadán.

No obstante, también se dice que había un postre en la antigua Grecia que se parecía mucho a la receta del mazapán, que se elaboraba con miel y almendras. Los sicilianos heredarían esta receta y la bautizarían con el nombre de “mazapane” en italiano. En esta versión, se cuenta que fueron las monjas de un Monasterio de Sicilia las que elaboraban el dulce en forma de pequeñas figuritas que en poco tiempo se hicieron muy famosas.

En España, no se hace ninguna referencia al mazapán hasta el siglo XVI. Sin embargo, se dice que las monjas del Convento de San Clemente (Toledo) empezaron a elaborarlo durante una hambruna ya en el siglo XIII, cuando no había trigo. Actualmente el mazapán de Toledo posee Denominación de Origen propia, siendo uno de los más reconocidos del mundo.

Pero sea cual sea el origen, lo cierto es que el mazapán es una verdadera delicia navideña. Un dulce que poca gente rechaza y que nunca puede faltar entre los platos que acompañan el café de la sobremesa.

Las raíces históricas del Mazapán

Pero, aunque la procedencia de este dulce continúa siendo un misterio, todo apunta a que, al menos en España, el origen es árabe. Y es que la consagración de las almendras, la pasta de azúcar y el huevo en la Península llegó de la mano de  los musulmanes durante la época de Al-Andalus.

No cabe duda de que las culturas árabes siempre han tenido los frutos secos como ingredientes protagonistas de sus postres, lo que se pone de manifiesto en el mazapán y en otras elaboraciones que trajeron consigo. Las culturas árabe, judía y cristiana convivieron varios siglos en el mismo territorio y su cultura y sus tradiciones terminaron fusionándose inevitablemente.

La evolución del mazapán en España

El mazapán se fue extendiendo por España a partir del siglo XIII, formando parte de los banquetes reales como alimento de paso entre las diferentes fases de la comida. En aquel entonces eran denominados como “sutiliezas”. Pequeñas obras de arte que reflejaban el poder económico de aquellos que los consumían. Cuando el precio del azúcar empezó a bajar, su consumo se popularizó entre el pueblo llano.

En la actualidad, la mayor parte de los talleres que fabrican mazapán en España conservan la receta original: un 50% de almendra levantina y un 50% de azúcar, las mismas proporciones que aparecían en las ordenanzas que redactaron los confiteros manchegos a principios del siglo XVII.

Su presencia destaca especialmente en Navidad, siendo una parte importante dentro de nuestra gastronomía. Pero no solamente es conocido en España, sino que ha traspasado nuestras fronteras, adoptando distintas  formas y variedades. Por ejemplo, podemos encontrar un dulce muy similar en Lübeck y Königsberg (Alemania), donde cuentan con Denominación de Origen propia. Además, hay recetas parecidas en Filipinas, México, Colombia y Venezuela.

origen del mazapán

El Mazapán y la Navidad

Junto con el turrón, el mazapán es uno de los dulces más representativos de la Navidad. Y no sólo por su delicioso sabor, sino también porque su consumo se relaciona con hermosas tradiciones y sensaciones.

La asociación del mazapán con la Navidad nació en la época de Felipe II, que tomó la decisión de repartir este tipo de dulces entre la gente pobre en estas fechas. Con el paso del tiempo y con la desaparición de las hambrunas, el consumo del mazapán ha quedado muy arraigado a la Navidad, siendo habitual encontrarlo en la gran mayoría de cestas de Navidad. Al tratarse de un dulce con un coste de producción relativamente bajo, podemos encontrarlo incluso en los lotes de navidad baratos.

Pero también se consume en otras fechas como el Día de Todos los Santos, dotándolo de forma alargada y color blanquecino, lo que hace que sean más conocidos como “huesos de santo”. Pero también encontramos el famoso “Pan de Cádiz”, relleno de confitura, y la típica casca de Reyes de la Comunidad Valenciana, que presenta una curiosa forma de serpiente.

Deja un comentario