3 recetas en las que destaca el aceite de oliva

A pesar de que algunos sistemas de etiquetado, como Nutri-Score, sitúen el aceite de oliva a la altura de productos como los refrescos azucarados, en nuestro país tenemos muy claras las grandes ventajas nutricionales del conocido como “oro líquido”, hasta convertirse en el producto de preferencia en la mayoría de los hogares.

Hace ya algunos años que comenzó a valorarse la denominada Dieta Mediterránea como una de las más saludables para el organismo, y esto se debe, especialmente, a que las grasas que aporta proceden, en su mayor parte, del aceite de oliva. Lo que seguramente no sabías es que puedes hacer brillar aun más este producto tan saludable integrándolo en estas tres recetas que te proponemos

Salmón marinado en salsa de lima con helado de aceite de oliva

Con esta receta sorprenderás a cualquier invitado, y es que la mezcla entre la acidez de la lima y dulzor del helado de aceite de oliva, y el contraste de temperaturas, es tradicional y novedosa al mismo tiempo, y combinan de forma excelente con el salmón.

Ingredientes para 4 personas para el salmón marinado:

  • 600 gramos de salmón en lomos.
  • 1 lima.
  • 1 cebolla roja.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 20 gr. de cebollino.
  • Sal y pimienta.

Para el helado de aceite de oliva:

  • 6 yemas de huevo.
  • 200 gr. de azúcar glasse.
  • 250 ml. de aceite de oliva virgen extra picual.
  • 750 ml. de leche entera.
  • 250 ml. de crème fraîche.

 

Elaboración del salmón marinado y el helado de aceite de oliva

Comenzamos con la elaboración del helado de aceite de oliva, es muy sencillo. Separamos la yema de los huevos de sus claras y vertemos las primeras en un gran bol. Añadimos el azúcar y batimos durante unos cinco minutos hasta que las yemas se blanqueen. Vamos integrando poco a poco la leche, la crema y el aceite de oliva virgen extra picual sin dejar de batir a velocidad media. Cubrimos el bol con papel film y lo metemos en el congelador. Sacaremos la mezcla cada 20-30 minutos y removeremos bien para romper todos los cristales para, a continuación, volver a guardarla en el congelador. Repetiremos el proceso tantas veces como sea posible para encontrar la textura perfecta.

Limpiamos la lima con agua abundante y la secamos con un paño limpio o papel de cocina. Rallamos la piel de la lima empleando un rallador o cuchillo de sierra y reservamos. Cortamos la lima por la mitad y exprimimos su zumo ayudándonos de un exprimidor, o de un tenedor y reservamos. Pelamos la cebolla roja y procedemos a cortarla en pequeños dados. En una fuente de horno cuadrada mezclamos bien la ralladura de lima con su zumo, la cebolla roja picada y las tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Añadimos una pizca de pimienta recién molida.

Retiramos de los lomos de salmón cualquier espina que pudiese tener y lavamos, secamos con papel absorbente y cortamos cada lomo por la mitad. Introducimos los lomos en la fuente de horno con la salsa de lima y cebolla roja que hemos preparado dándole algunas vueltas para que queden bien impregnados. Dejamos macerar unos 15 minutos aproximadamente y los retiramos.

Calentamos a fuego alto unas gotas de aceite de oliva virgen extra en una sartén y doramos los lomos aproximadamente dos minutos por cada lado y salamos al gusto. Emplatamos decorándolo con el cebollino y servimos a su lado una bola de helado de aceite de oliva virgen extra que podemos decorar con una pequeña teja de barquillo.

Hojaldre de crema de bacalao y pimiento con allioli de ajo negro

Esta receta es una reinterpretación del conocido como “Esgarrat”, una mezcla de bacalao “desgarrado”, previamente desalado, con pimientos rojos asados, típica del Este peninsular. También la hemos combinado con un hojaldre de pasta filo para jugar con las diferentes texturas, obteniendo un resultado novedoso que encantará al paladar más exquisito.

Ingredientes para 4 personas:

  • 250 gr. de pasta o masa Filo.
  • 600 gr. de bacalao desalado.
  • 400 ml. de aceite de oliva virgen extra.
  • 100 ml. de leche entera.
  • 1 patata.
  • 6 dientes de ajo.
  • 4 dientes de ajo negro.
  • 1 huevo.
  • 300 gr. de pimientos asados.
  • 30 gr. de pan rallado.
  • Media cucharada de pimentón picante.
  • Una cucharada de zumo de limón.
  • Sal y pimienta.

Elaboración del hojaldre con crema y alioli

Empezaremos a realizar nuestra elaboración por la crema de bacalao. Comenzaremos por cocer la patata con piel. Una vez cocida, la pelaremos y cortaremos en dados. Cocemos el lomo de bacalao desalado durante seis minutos aproximadamente, una vez cocido, le quitaremos la piel y las espinas desmenuzándolo. Vertemos en un bol el bacalao desmigado y la patata cocida en dados. Añadimos 100 ml. de leche atemperada. Calentamos 100 ml. de aceite de oliva virgen extra y doramos con él cuatro dientes de ajo pelados. Una vez atemperado, lo añadimos a la mezcla y trituramos a velocidad media hasta obtener una crema consistente.

A continuación, procedemos a elaborar la crema de pimiento. Emplearemos 300 gr. de pimientos que puedes asar tú mismo o adquirir ya asados. Los verteremos bien escurridos en un recipiente de batidora o bol. Añadimos media cucharada de zumo de limón, un diente de ajo picado, el pan rallado y 100 ml. de aceite de oliva virgen extra. Trituramos la mezcla a velocidad media hasta alcanzar una textura similar a la de la crema de bacalao.

Para realizar nuestro alioli de ajo negro, pelaremos los dientes de ajo negro cuidadosamente y el diente de ajo común. Lo colocamos en un recipiente de batidora o bol alto junto con un huevo y 300 ml. de aceite de oliva, sal y pimienta. Metemos el brazo de la batidora hasta el fondo y comenzamos a batir a velocidad baja mientras vertemos poco a poco el aceite de oliva virgen extra mientras la mezcla emulsiona. Añadimos media cucharada de zumo de limón, la sal y una pizca de pimienta y volvemos a batir.

Cortamos las láminas de pasta filo en cuadrados que se adapten al tamaño de un molde para cupcakes, dejando suficiente sobrante para poder cerrar el hojaldre una vez relleno. Recubrimos con los cuadrados de pasta filo cada cavidad del molde, dejando que sobresalgan de cada hueco lo suficiente para poder cerrar el hojaldre, aproximadamente entre ocho y doce láminas en cada uno. Rellenamos los moldes recubiertos con masa filo de la crema de bacalao empleando una cuchara o manga pastelera. Sobre ella, repetimos el proceso con la crema de pimiento. Cerramos el hojaldre cubriendo las cremas con las que lo hemos rellenado con los bordes de los cuadrados de pasta filo que sobresalen del molde. Puedes ayudarte “pegando”las hojas entre sí con un poco de aceite de oliva.

Introducimos el molde con los hojaldres en un horno precalentado a unos 210 grados y dejaremos que se doren durante diez minutos aproximadamente. Una vez dorados, los emplataremos y regaremos con un toque del alioli de ajo negro, y a disfrutar.

Naranjas confitadas con aceite de oliva virgen extra

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 naranjas medianas.
  • 1 cucharada de sal.
  • 400 gr. de azúcar.
  • 200 ml. de agua.
  • 4 cucharadas de miel.
  • 120 ml. de aceite de oliva virgen extra.
  • 4 tartaletas o láminas de barquillo.

Elaboración de las naranjas confitadas

Cortamos la naranja en rodajas no muy gruesas con su piel. En una olla pequeña, las hervimos durante unos pocos minutos añadiendo una cucharada de sal. Las retiramos del agua salda y las lavamos con cuidado bajo el grifo con un colador. Vertemos en otra olla 200 ml. de agua y el azúcar y las llevamos a fuego lento durante una hora y cuarto aproximadamente, con cuidado para no deformar la fruta. Las dejaremos en reposo, al menos, durante un día. A continuación, las dejaremos secar en una rejilla y guardaremos envueltas en la nevera durante unas seis horas.

En un bol, verteremos el aceite de oliva virgen extra y le añadiremos la miel. Batiremos a baja velocidad hasta que estén completamente ligados.

Emplatamos colocando la naranja confitada sobre el barquillo y rociaremos con un chorro abundante de aceite y miel ¡Delicioso!

Deja un comentario