¿Es obligatorio que las empresas regalen Cestas de Navidad a los empleados?

En los años 50, en España se consolidó la tradición de regalar cestas. Anteriormente es algo que hacían los órganos públicos en las fechas Navideñas. Por fortuna, la prosperidad del país permitió que muchas empresas privadas pudiesen empezar a regalar cestas a sus empleados. No obstante, esto no es algo que hagan todas las empresas, y no todas están obligadas a ello, pero algunas sí. Te lo contamos todo en este artículo.

Qué empresas no tienen que regalar Cestas de Navidad

Las empresas que no están obligadas a dar una cesta para Navidad a sus trabajadores son todas aquellas que nunca lo han hecho. Así de sencillo. Y es que, en realidad, no hay ninguna ley que dicte que se deba regalar nada a los empleados en Navidad. Por el contrario, se trata más de un acto de cortesía por parte de la empresa que otra cosa.

Qué empresas están obligadas a regalar Cestas de Navidad

Aquí la ecuación es igual de sencilla. Todas las empresas que hayan regalado cestas a sus trabajadores, deberán seguir haciéndolo cada año. Esto se debe a que en 2016 una sentencia del Tribunal Supremo dictaminó que así debía ser.

El objetivo de la sentencia fue intentar reparar el hecho de que, a raíz de la crisis del 2008, muchas empresas dejaron de regalar cestas para acortar gastos. Así pues, esta obligación se aplica incluso si la empresa va mal económicamente.

Y, como la cesta navideña, según dicta esta sentencia, se entiende como un sueldo extra para el trabajador, pasa a ser un derecho inalienable siempre que se le haya regalado previamente.

¿Cuántos años hacen falta para que una empresa esté obligada a regalar cestas?

Para que la cesta sea un derecho consolidado y el empleado pueda reclamarla, esta debe llevar el tiempo suficiente para que se entienda que no es un premio puntual. Es decir que, efectivamente, es parte del sueldo del empleado. Esto supone que la tradición debe haber estado presente el tiempo necesario como para que el trabajador esté acostumbrado a recibirla y cuente con ella un año más.

Además, el valor de la cesta debe ser similar año tras año. No sirve sustituir una pata de jamón por un sobre de loncheados. El razonamiento que se aplica es bastante lógico: si todos los años un empleado recibe un sobresueldo de una cantidad determinada, esta se mantiene en el tiempo. Por tanto, el coste de la cesta, que es un sobresueldo en especias, debe mantenerse del mismo modo.

Por tanto, y como conclusión final, la respuesta es muy sencilla:

  • Si tu empresa te ha regalado Cestas de Navidad anteriormente, deberá seguir haciéndolo. Está obligada a hacerlo por ley.
  • Por el contrario, si esta bonita tradición nunca se ha aplicado en tu lugar de trabajo, no hay ninguna obligación para hacerlo. Tampoco se puede exigir que comience a realizarse, claro está.

Esperamos que este artículo haya solventado tus dudas, y, sobre todo, que si recibes una cesta este año, la disfrutes con todo el candor Navideño que traen.

Deja un comentario